Inicio

Enlaces
E-Mail
Martina Navarro González
Maque incrustado

Contacto:
425 523-1439
Uruápan, Michoacán

Uruapan en el estado de Michoacán, desde hace mucho tiempo ha sido un centro para la creación del trabajo de laca (maque). El arte de la laca prosperó allí durante siglos antes de la llegada de los españoles. Martina Navarro González y su marido Tomás de Saint Phalle, son bien conocidos en el mundo de la laca. En su pueblo en Michoacán, Martina ha estado creando hermosos objetos de madera laqueada durante más de 20 años. Para controlar la calidad de su trabajo de principio a fin, ella tiene un taller de carpintería además del lugar de trabajo de laca. Ella emplea a tres personas para ayudarla en este negocio familiar dedicado a crear trabajos de gran calidad.

La laca es una técnica decorativa del origen pre-hispánico que consiste en la aplicación de aceites y pigmentos naturales que se esparcen uniformemente con la palma de la mano en tazones, cajas y bandejas de madera. Con el secado, la capa de laca se endurece y desarrolla una superficie hermosa y lustrosa. El diseño deseado es grabado al agua fuerte en la superficie con un cuchillo o utencilio puntiagudo antes de que esté completamente seco, los lugares del diseño que deben ser de un color diferente son llenados con pigmentos. Cada cambio de color requiere varios días de tiempo de secando.

El principal ingrediente en el laqueado es la grasa extraída de insectos "aje" que son propagados deliberadamente por los indígenas Purépecha. Los pigmentos son obtenidos de plantas, de animales y de fuentes minerales.

Por varios siglos antes de la llegada de los europeos, el laqueando fue practicado en la costa oeste de México, en lo que hoy son los estados mexicanos de Chiapas, Guerrero y Michoacán.

Su similitud con artículos chinos de laca, que fechan por lo menos 3.000 años, ha llevado a la especulación de que puede haber habido contacto entre Asia y las Américas en tiempos precolombianos, pero de ésto no ha sido encontrada evidencia.


Inicio

Enlaces
E-Mail