Inicio

Enlaces
E-Mail

Moisés Martínez Velasco
Rebozos de Seda

Contacto:
Calle Morelos S/N, Villa Alta
San Pedro Cajonos, Oaxaca
951 523 9053
moisesmtzv@hotmail.com

Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc.Moisés Martinez trabaja como tejedor de seda tradicional en San Pedro Cajonos, Oaxaca, el pueblo de seda en lo alto de la Sierra Norte. Él usa el telar de cintura, con una urdimbre y trama de seda teñida con cochinilla o colorante índigo. Los habitantes del pueblo crían sus propios gusanos de seda, tanto silvestres como cultivados.

Moisés se ha ganado una reputación como uno de los mejores tejedores de rebozos. Comenzó haciendo rebozos solamente, luego pasó a crear blusas, bufandas y joyería - todo hecho a mano, pero modificando sus diseños.

Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc.

Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Utilizando técnicas tradicionales en diseños modernos no contribuye a la pérdida del uso tradicional de los textiles - este es simplemente tomar la técnica haciía el futuro. Los jóvenes artistas estan combinando lo tradicional con lo contemporáneo - una práctica que Moisés ve como necesaria para las nuevas generaciones de aprendizaje y ampliar la forma de arte.

Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moisés comenzó a tejer a los 14 años. Haciendo ropa de vestir, los rebozos nacieron de la necesidad de contar con más productos para el comercio. Por generaciones, los gusanos de seda se han criado en San Pedro de Cajonos y su seda se ha cosechada, hilada y tejida en rebozos. Los rebozos son exquisitos con franjas intrincadas o empuntadas, anudadas a mano en formas geométricas que adornan los extremos de los rebozos. La seda se puede cosechar dos veces al año - 20.000 gusanos de seda equivale unos diez a doce kilos de capullos o más, con esta cantidad se pueden tejer mas o menos cuatro o cinco rebozos grandes.

Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc.

Índigo: Miembros de la realeza mundial codiciaban el indigo como un símbolo de su riqueza, poder y prestigio. Cuando pensamos en el color azul real, lo que viene a la mente es un color intenso y profundo que satura el tejido y llama la atención a la persona que lo lleva puesto. Índigo se utilizó hace 6.000 años en Egipto, buscado por los faraones que lo compraban de los comerciantes que viajaban de la franja tropical de África.

En el estado de Oaxaca, el arbusto silvestre que crece a lo largo de la costa del Pacífico, se cultiva, se fermenta, se seca en cuadros, y se vende a los tejedores y tintoreros, que lo muelen en un polvo fino para el uso de las fibras de proteínas como la lana y la seda, o en fibras de planta como el algodón.

Primero, el índigo se cosecha, se pica - tallos y hojas - y lo ponen en un baño de fermentación por más o menos 12 horas (a veces hasta treinta y seis horas) para preparar el tinte. El proceso es antiguo, miles de años de antigüedad. El material vegetal se descompone y se acumula en el fondo de las tinas grandes convirtiendose como un engrudo espeso. Entonces, se cuela para separar cualquier sedimento. El resultado es un producto concentrado muy saturado. Se toma aproximadamente 200 kg de plantas para producir 1 kg de tinte de índigo. Entonces, se seca y queda como una roca dura. Para utilizarlo, debe ser pulverizado en un polvo fino. Los tradicionalistas en Oaxaca utilizan un metate o molcajete. Otros toman la ruta más rápida usando un molinillo eléctrico de café.

Uso de colorante índigo

Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc.

Uso de colorante índigo

Indigo no se puede disolver solamente con pura agua. Tiene que ser disuelto en una solución altamente alcalina de un pH 10-11, y libre de oxígeno. Hay varias formas de manipular la química con el uso de cualquiera de estos dos: hidrosulfuro de sodio (altamente cáustica) o la fructosa cristalina más orgánico. El botánico francés y tintorero Michel García está ahora experimentando con las pieles de mango y la fructosa con éxito.

La cochinilla también se utiliza para pintar de colores los rebozos de Moisés. La cochinilla se hace de la pequeña Dactylopius coccus, un insecto que se alimenta del nopal.

La Cosecha de Seda

Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc. Moises Martínez of San Pedro Cajonos, Oaxaca - hand-harvested, woven and dyed silk rebozos, etc.

Nos gustaría dar las gracías a Linda LaBelle por permitirnos utilizar segmentos de su libro, Historias de Esperanza - Oaxaca, los tejedores del sur de México.


Inicio

Enlaces
E-Mail