Inicio

Enlaces
E-Mail

Nicolás Fabián y
María del Rosario Lucas Bautista

Barro Bruñido

Hay artesanos en México, que se han hecho de un prestigio por si mismos y han decidido regresar algo a su comunidad. Nicolás Fabián y su esposa María del Rosario Lucas, son así.

No nada más Nicolás ha reinventado por completo el arte, sino que además Rosario ha congregado la comunidad en un proyecto que impactará Santa Fe de la Laguna por muchas generaciones. Juntos, son imparables. Conozcamos juntos un poco de estos visionarios.

Nicolás Fabián Fermin nació el 1 de Agosto de 1962. Durante su infancia empezó a jugar con el barro y así a una edad temprana aprendió las técnicas de su papá y de su mamá. Su abuelo hizo las jarras para chocolate por más de 30 años. Aunque Nicolás aprendió a realizar el barro tradicional de Santa Fe de la Laguna, Michoacán. Él tiene su único y particular estilo, el cual ha llamado la atención de Fomento Cultural Banamex, quien publica el libro “Grandes Maestros del Arte Popular”. Y aunque no aparece en el libro, esta incluido en el programa de los grandes maestros.

Conforme se han hecho evidentes los efectos negativos del uso de ciertas técnicas en la cerámica de uso diario, Nicolás ha deseado cambiar su técnica, pero permaneciendo fiel a las formas tradicionales Purépechas. Empezó por buscar una respuesta al problema del vidriado y encontró la respuesta en la naturaleza. Inspirado en diseños naturales – flores, frutas y pescados. Empezó a experimentar, así actualmente incrusta los diseños en el barro en lugar del método tradicional de aplicar el diseño en la superficie de la pieza. Eventualmente, creó un método de levantar completamente el diseño decorativo tallando los espacios negativos alrededor del diseño. Lo que resulta es un diseño natural y elegante que no demerita en nada a la cerámica de su herencia. Finalmente decidió darle un acabado brillante a las piezas, lo cual logra barnizando cada pieza.

El barro es obtenido en Santa Fe de la Laguna. Después de que el barro en bruto es extraído, se deja secar, después se lleva al molino local para ser molido. Ahora en polvo, es mezclado con agua haciendo una pasta que se amaza en bolitas. Se va añadiendo agua hasta lograr la consistencia perfecta. Después el barro se pone en bloques de igual grosor sin que tengan burbujas y se presiona en moldes de yeso, o algunas veces de barro. En los moldes, le barro reposa por un día completo. Cuando esta lo suficientemente seco para permanecer intacto, se remueve del molde y se limpia con agua y un trapo limpio. Después de limpiar las piezas, las deja secar otro día.

En el siguiente paso se añade una capa de barro rojo llamado engobe, extraído de las zonas de Zirahuen o Taricuato. Se deja secar por otro día antes de estar lista para el pulido. Algunos utilizan piedras para pulir y otros utilizan huesos, pero Nicolás descubrió que haciendo sus propias herramientas del plástico que se utiliza en los garrafones para el agua le funciona mejor. Frota y frota hasta que el espacio negativo ha sido removido y el diseño deseado queda resaltado. Esboza sus diseños inspirados en la naturaleza directamente sobre la superficie pulida. Sus dibujos a mano alzada de granadas, pescados, flores, y ramas llenas de limones y limas son hermosos y elegantes. Primero talla el contorno de la figura, después remueve el espacio para resaltar el diseño.

Después sigue el horneado. Utilizando leña como combustible, el proceso lleva 3 horas. Algunos piensan que utilizando leña se deforestan los bosques, pero en la zona donde Nicolás vive, esto no es un problema.

El barro caliente se puede poner en aserrín, resultando así una superficie color negro. O se puede dejar enfriar sin tocarlo, dejando así las marcas irregulares del fuego, entre café y rojo.

Después del horneado y enfriado, las piezas reciben una capa de cera, con las que son pulidas hasta quedar brillantes. Ya terminadas, solo resta que Nicolás firme cada una de sus creaciones.

Hace catorce años, Rosario tuvo la visión de preservar y compartir las tradiciones de su comunidad, de una manera que proveyera empleo para las futuras generaciones. Se reunió con otras mujeres de su comunidad y juntas idearon un plan para abrir talleres para los artesanos, restaurantes indígenas y casa de huéspedes tradicionales, permiten a los visitantes experimentar confortablemente los aspectos de la cultura purépecha por primera vez.

Una parte de los fondos provienen del gobierno federal y estatal, pero la mayoría es proporcionado por la comunidad en si. Los arquitectos han trabajado conjuntamente para maximizar el potencial de cada casa mientras se utilizan materiales y métodos tradicionales de construcción. Como artista que es, Nicolás luchó por incorporar toques personales en el terminado de su casa y el taller. El encuentro de moldes que su abuelo utilizaba para hacer mosaicos con escenas del pueblo, han sido ahora utilizados por Nicolás para decorar su recién remodelada casa. La casa de un artesano.

Queremos agradecer a Debra Halla, una de las dueñas de Zócalo Fino Arte Popular, De San Miguel de Allende, Guanajuato, por permitirnos utilizar información de su página web sobre Nicolás.

Información de contacto:
Curátame S/N
San Fe de la Laguna, Michoacán
(01152 from outside Mexico) 454 354 9138
nicolasfabianf@gmail.com

Marianne Carlson al 01 (376) 765 74 85 o por correo electrónico: mariannecarlson@gmail.com


Inicio

Enlaces
E-Mail